• 24 de agosto de 2013
es

Apadrinar la misión de Felipe en el Salvador.

Sola­mente algu­nos van a Puntos Cora­zón, pero es todo un movi­miento de com­pa­sión el que quiere sus­ci­tar la Obra.

Para quie­nes desean formar parte y apoyar esta fami­lia al ser­vi­cio de los peque­ños, les pro­po­ne­mos, ser «padrino» de la misión de Felipe en el Sal­va­dor.

  • Espiritualmente: Rezando diariamente un misterio del rosario por un misionero, por los niños de su barrio, por la comunión entre los miembros del Punto Corazón y por vocaciones de nuevos misioneros.
  • Económicamente: Realizando un aporte financiero puntual o mensual para atender las necesidades materiales que la misión de un misionero requiere. El costo de estos gastos, se calcula en $ 180 000 mensuales.

A cambio, el misio­nero se com­pro­mete a escri­bir fre­cuen­te­mente una «carta a los padri­nos» dando tes­ti­mo­nio de su vida en el Punto Cora­zón.


Volver