• 14 de agosto de 2012
es

Casa abierta en Playa Ancha.

ampliación del Punto Corazón «San Alberto Hurtado»

La amplia­ción del Punto Cora­zón «San Alberto Hur­tado» en Val­pa­raíso ya está ter­mi­nada. Des­pués de meses de tra­bajo en la cons­truc­ción, por lo cual damos gra­cias a todos los que nos brin­da­ron su apoyo, esta obra llegó a su fin el 14 de julio con la ben­di­ción de la casa por parte de Padre Denis que, con mucho entu­siasmo, dijo «La casa está abierta para todos».

La casa, pin­tada por fuera de color verde claro, com­bina bien con el estilo del barrio tan lleno de colo­res vivos. Así, muchos creen que per­te­ne­ce­mos al equipo de fútbol Wan­de­rers, cosa cierta por parte de los mucha­chos quie­nes duer­men ahí.

Esta amplia­ción consta de dos habi­ta­cio­nes, una para los misio­ne­ros y la otra para los hués­pe­des. Ello nos da la opor­tu­ni­dad de acoger la mejor manera posi­ble a nues­tros amigos que quie­ran que­darse para la Noche de ado­ra­ción, aque­llos que nos quie­ren acom­pa­ñar algu­nos días en misión o para reci­bir las visi­tas de los Padres o semi­na­ris­tas de San­tiago. Además de lo ante­rior, tene­mos un baño y una pequeña sala de estar con un par­ti­cu­lar cielo en forma de ola que le da un matiz artís­tico.

Tam­bién consta de una terraza inu­sual, a la que todos están invi­ta­dos a visi­tar, pues te lleva a con­tem­plar la bondad de Dios en el mar y su infi­nito, en el cielo azul con sus días de arco iris, en las plan­tas con los sil­ba­tos de los loros, en las noches ilu­mi­na­das de estre­llas y mucho más. Hemos tenido la Gracia de com­par­tir boni­tos encuen­tros como con Don Pedro y Emita, dos gran­des amigos, a quie­nes les pre­sen­ta­mos el lugar des­pués de un almuerzo, que­dando mara­vi­lla­dos por lo simple y a la vez encan­ta­dor que se mues­tra en esta natu­ra­leza gra­tuita.

Igual­mente hemos podido vivir una Cele­bra­ción Euca­rís­tica muy espe­cial, almuer­zos de des­pe­di­das, rezo de rosa­rio (cosa fre­cuente que nos gusta hacer), tomar un café o sim­ple­mente con­ver­sar, ya que este es un lugar de encuen­tro muy agra­da­ble para quien quiera venir.

Esta amplia­ción, que ha sido nece­sa­ria para una mejor dis­tri­bu­ción, ahora nos per­mite des­cu­brir las amis­ta­des más pro­fun­da­mente en lo coti­diano de la vida, expe­rien­cias que se enmar­can en la memo­ria de una foto.

Mayra C.


Volver