• 13 de marzo de 2019
es

Después de un año caminé una vez más por esas calles que jamás se van a borrar de mi mente, le dije adiós a esos que me enseñaron a amar

Extracto última carta Trini en Costa Rica

Ahora los llamo amigos (Jn 15,15)

"Des­pués de un año caminé una vez más por esas calles que jamás se van a borrar de mi mente, le dije adiós a esos que me ense­ña­ron a amar, con los que me alegré, me entris­tecí y me enojé alguna vez tam­bién; pero final­mente me des­pedí de gente que se gravó en mi cora­zón". Qui­siera ser muy elo­cuente y des­cri­bir el regalo que es poder amar a estas per­so­nas, un regalo tan grande que no se ve afec­tado por el hecho de ahora estar triste por dejar­los. Sólo puedo decir que Tirra­ses fue mi regalo y mi regalo vuelve envuelto en mi memo­ria.

Los últi­mos tres días en Costa Rica fueron increí­bles, unos amigos nos invi­ta­ron a todas a su casa en la playa. Fueron tres días de lle­nar­nos de la gran­deza de Dios en su crea­ción, esos días le dieron paz a mi cora­zón y me pre­pa­ra­ron para decir adiós.

Ultimo día

Cuando lle­ga­mos la noche del martes nos ente­ra­mos que una abue­lita amiga nues­tra había muerto. Nos dije­ron que el fune­ral era a las 11:00 am lo que me daba el tiempo exacto para darle el último adiós y partir para el aero­puerto. En la Misa del fune­ral el padre dijo algo que sentí apro­piado para mí en ese momento de des­pe­dida de mi amiga y mi país «La vida encuen­tra su apogeo en la muerte, porque es nues­tro encuen­tro defi­ni­tivo con Dios (…) no está mal llorar por la pér­dida de un ser que­rido porque hay un duelo nece­sa­rio y cada cual lo vivirá como lo nece­sita, pero hay que sufrir sabiendo que esta per­sona alcanzó su ple­ni­tud». Pienso que esta frase es total­mente ade­cuada para el final de esta misión, ya que final­mente alcanzó su ple­ni­tud cuando dejé mi amado Tirra­ses.

Trini - Punto Corazón San José

Costa Rica

_


Volver