• 2 de junio de 2011
es

¡El padre Thierry en Chile!

Padre Thierry y Maca que canta Violeta

El padre Thie­rry de Roucy, fun­da­dor del movi­miento Puntos Cora­zón, estuvo en Chile a prin­ci­pios de abril. Empezó su esta­día con una visita a los cinco misio­ne­ros del Punto Cora­zón de Val­pa­raíso: Can­dela, Manon, Ale­jan­dra, Natan y Bruno. Ellos actual­mente están en bús­queda de otra casa para vivir la misión.

De vuelta a la casa Vian­ney de San­tiago, el padre Thie­rry y el padre Lorenzo con nues­tro diá­cono Eduardo cele­bra­ron una misa acom­pa­ña­dos por algu­nos amigos de la Uni­ver­si­dad. Luego, tuvi­mos un tiempo para com­par­tir, durante el cual, Verena pre­guntó al padre Thie­rry cómo ser una pre­sen­cia de Cristo en el mundo de hoy. Padre Thie­rry con­testó recor­dando la impor­tan­cia de afir­mar un “yo” ver­da­dero e invi­tando a tener un juicio sobre cada cosa para no dejarse llevar por la corriente de tal o cual moda. Tam­bién algu­nos pre­gun­ta­ron acerca de la crisis actual en la Igle­sia en Chile y a eso el padre Thie­rry apuntó sobre el acti­tud cris­tiana para atra­ve­sar esta crisis a partir de dos pala­bras claves que son «exi­gen­cia» y «espe­ranza» para no caer en el desa­liento y la des­con­fianza.

Hermanita Magdalena de JesúsEsta visita a Chile ter­minó con un retiro para los volun­ta­rios de Val­pa­raíso y los con­sa­gra­dos de San­tiago en la casa de unos amigos de Machalí. En esta oca­sión, el padre Thie­rry nos intro­dujo a la vida de la her­ma­nita Mag­da­lena de Jesús (fun­da­dora de la Fra­ter­ni­dad de las her­ma­ni­tas de Jesús). El padre Thie­rry nos pre­sentó el lugar pre­fe­rido por ella, tanto por el espí­ritu de infan­cia como por el asom­bro frente al inmenso amor de Dios hacia todos los hom­bres: Belén. Allí, la her­ma­nita encon­traba un deseo grande de vivir este mis­te­rio de la encar­na­ción unién­dose pro­fun­da­mente a toda la huma­ni­dad.

Antes de partir para Nueva York, el padre Thie­rry nos confió su asom­bro por Chile, por todos los encuen­tros que tuvo y por la her­mosa huma­ni­dad de los chi­le­nos. Sus últi­mas pala­bras fueron de mucho ánimo para seguir ple­na­mente la misión.

Louis Thierry d’Argenlieu

Padre Thierry y Consuelo Encuentro con amigos estudiantes Maca y Teresa Las comunidades de Santiago y Valparaíso Tomás y Estéfani
Volver