• 14 de noviembre de 2012
es

Nuestra Alejandra en Dakar.

Alejandra con una niña de Dakar

Ale­jan­dra, chi­leno-argen­tina, des­pués de cuatro años en el Puntos Cora­zón de Val­pa­raíso, está ahora de misión en el Puntos Cora­zón de Sene­gal. Y aquí nos cuenta su apos­to­lado sema­nal sobre el basu­rero de Dakar: Mbeu­beus

Mbeu­beus: un apos­to­lado en el basu­rero cada miér­co­les. No puedo des­cri­bir mi pri­mera impre­sión. Hemos cami­nado sobre una mon­taña de basura, toda la basura de Dakar, la basura de mi barrio, mi propia basura, todo lo que me da asco, me encon­traba encima de todo eso. Y voy una vez a la semana para com­par­tir con los amigos, rezo sem­brando por doquier “Ave María”. Cuando camino, me encuen­tro con tantos hom­bres, muje­res, niños que ganan su vida bus­cando plás­tico, vidrio, latas y muchas otras cosas que nos se puede ima­gi­nar reci­clar, sin embargo se tiran y se vuel­ven a usar. El olor es terri­ble: el humo, la tierra, las cosas podri­das. Hemos encon­trado una abue­lita, con su “bou­bou” sucio, lle­vando sobre su cabeza lo que había colec­tado y detrás de ella se podía ver un pai­saje lúgu­bre, una mon­taña de basura con el humo. Ella nos mira, nos saluda, salu­da­mos en wolof, y ella nos dice algo. Como no enten­día pre­gunté a Eli­sa­beth: “qué dijo?” “Nos dijo: “ben­dito sea Dios”. Una son­risa, ojos bri­llan­tes, un rostro oscu­re­cido por el polvo, pero un roso­tro que alum­bró Mbeu­beu. Cual es su secreto bella dama? Por qué esta son­riendo? Por qué esta ben­di­ciendo Dios?


Volver