• 6 de diciembre de 2010
es

Una Chilena de misión en Brasil

Yessi en Brasil

Yessi volun­ta­ria chi­lena de misión en Brasil, nos cuenta un apos­to­lado al cual se dedica regu­lar­mente con su comu­ni­dad.

"Cada semana rea­li­za­mos dos apos­to­la­dos exte­rio­res, sali­mos de nues­tro barrio y de las visi­tas que rea­li­za­mos en él, para cono­cer otras rea­li­da­des fuera de éste, en luga­res donde tam­bién pode­mos vivir inten­sa­mente el amor y la com­pa­sión.

Cada miér­co­les nos divi­di­mos en dos grupos, uno para ir a visi­tar a unos abue­li­tos de un hogar, lla­mado “Lar Fra­terno”, que se encuen­tra en la entrada de Simões Filho, y en donde coin­ci­den­te­mente una de las abue­li­tas, es chi­lena, Doña Car­men­cita, que tiene casi dos años viviendo en Brasil y habla muy bien el por­tu­gués. Ella es súper alegre y pica­rona, llena de deseos de seguir viviendo. Siem­pre me lleva a viajar entre can­cio­nes y poemas a nues­tra patria que­rida, no quiere olvi­dar nada, mucho menos las cuecas que tanto gus­taba de bailar y lo que más tris­teza le da es que no puede mover su pierna dere­cha a causa de una trom­bo­sis, por lo tanto no puede bailar Cueca, por eso por lo menos recor­dando en can­cio­nes al Guatón Loyola o La Con­sen­tida, Car­men­cita no deja de son­reír y de espe­rar un día volver a Chile para comer empa­na­das, tomar chicha y bailar un pié de cueca en las Fondas del Parque O’ Hig­gins. Cada vez que los voy a visi­tar, me llenan el espí­ritu de fuerza para son­reír más. Y es tan simple nues­tra visita, es sólo estar un par de horas abra­zando, inter­cam­biando son­ri­sas o escu­chando viejas his­to­rias, que hace algún tiempo fueron un lindo pre­sente para nues­tros «abue­los». En éstos meses ellos tam­bién se han trans­for­mado en nues­tra ale­gría, son una parte de nues­tra fami­lia, que semana a semana espe­ran ver a sus nietos."

Yessi, Salvador da Bahía

Volver